PREGUNTA DE TRIVIAL CANNÁBICO

¿Es verdad todo lo que conocemos acerca del cannabis? ¿Por qué una planta con tantísimas propiedades llegó a ser ilegal? Con motivo de la gran marcha mundial que tuvo lugar en Madrid el pasado 11 de mayo a favor de la legalización de la marihuana, en Maria Green nos hemos preguntado qué llevó al mundo entero a infamarla hasta la prohibición global.

Los usos del cannabis se remontan hasta el año 7.000 a. C. cuando los tejidos con fibras de cáñamo se utilizaban para elaborar prendas de vestir, papel, cuerdas o aceites. Posteriormente, existen registros medicinales chinos a base de marihuana que datan del 2.373 a. C. Su propagación a lo largo de los años, de civilización en civilización fue algo imparable. Desde China a Corea e India, extendiéndose hasta Oriente Medio, llegando hasta el sur de Rusia y Ucrania para terminar por toda Europa y África. En 1492 Cristóbal Colón ya portaba 80 toneladas de velas y cuerdas procedentes del cáñamo en sus embarcaciones, valiéndose de este para levantar la economía de la Nueva España.

Durante los siguientes 400 años en todo el mundo se disfrutó de las propiedades del cáñamo tanto medicinales como su uso para la elaboración de cuerdas, elementos para la guerra, papel… Sin embargo, en los primeros años de siglo XX el racismo junto con la lucha de poder de grandes industrias consiguieron desacreditar siglos de rentabilidad provenientes del cáñamo para su propio beneficio.

Bulos y difamaciones generaron una campaña en contra de una de las materias primas por excelencia, hasta que consiguieron su prohibición total en 1.937 en Estados Unidos, extendiéndose al resto del mundo en poco tiempo.

Sin embargo, en los últimos años se nota un cambio de tendencia y una vuelta a los orígenes apreciando de nuevo sus propiedades como los efectos positivos de la marihuana medicinal en pacientes con dolores, las propiedades de cosméticos con CBD, la resistencia de las prendas elaboradas con cáñamo. Un estudio del CIS del pasado año demostró que el 84% de los españoles se muestra a favor de legalizar el consumo de cannabis con fines terapéuticos y también son más los que regularían su uso lucrativo (47%) que los que lo mantendrían prohibido (41%).

Desde Maria Green nos sumamos a la gran marcha mundial de la marihuana apostando por la regulación como la solución.